Molestias gastrointestinales en niños

Los trastornos digestivos en niños mayores de 4-5 años figuran entre uno de los más frecuentes en consultas de pediatría, llegando a alcanzar hasta el 19% de los niños.

La sintomatología se acompaña de estreñimiento, malestar, dolor de barriga, malas digestiones o distensión abdominal (hinchazón) de manera recurrente. La mayoría de las veces no se identifica una enfermedad o causa orgánica que lo desencadene.

En estos casos se recomienda:

Educación: Intentar obtener una actitud positiva y de apoyo del niño y de sus padres.

Modificación del comportamiento: Hábitos regulares de ir al baño y tomarse su tiempo después de las comidas.

Seguir una dieta rica en verduras y frutas (aumento paulatino de la ingesta de fibra, preferentemente de alimentos naturales).

Priorizar una adecuada hidratación a partir de los alimentos y del agua como bebida de elección.

En algunos casos y bajo el consentimiento del pediatra, en aquellos niños en los que se sospecha que puede haber alimentos que desencadenen los síntomas, se deberán eliminar de la dieta.

Disminuir la cantidad de las ingestas y aumentar su frecuencia a lo largo del día.

Añadir un probiótico puede ayudar a mejorar las molestias gastrointestinales asociadas.